Visión binocular; gatear para saber aparcar el coche

La visión binocular es aquella visión que implica a los dos ojos a la vez. Tener una buena visión binocular es importante para tener buenas habilidades espaciales. Actividades como aparcar el coche, o maniobrar con él son más sencillas si tienes una visión binocular adecuada.  También es importante para practicar deportes, especialmente deportes de pelota, con cierta gracia y soltura. Además tiene un papel fundamental en el aprendizaje.

El grado más fino de visión binocular es la estereopsis. La disposición anatómica de los ojos, a una cierta distancia uno del otro, hace que las imágenes obtenidas por cada uno de ellos no sean idénticas. El cerebro interpreta las pequeñas diferencias dotando a los objetos de una tercera dimensión. Se denomina estereopsis a la capacidad de dotar a los objetos de esa tercera dimensión.

La visión binocular no nace con nosotros, sino que tenemos que practicar mucho para desarrollarla. Al principio, cuando nacemos cada ojo va “a su bola”. Por eso no es raro que en los primeros meses podamos pillar al bebé torciendo un ojo.

Cuando un bebé ya es capaz de coger cosas con las dos manos a la vez y de ponerlas delante de su cara para jugar, empieza a practicar su visión binocular. Si utiliza los dos ojos para examinar el juguete lo ve mejor. Además a nivel motor el bebé está usando de forma coordinada los dos lados de su cuerpo. Dicho trabajo estimula el cruce de información de un hemisferio cerebral a otro y el desarrollo de habilidades que requieran utilizar los dos lados del cuerpo, como la visión binocular.

Al poco, el bebé empezará a arrastrarse y a gatear. Si hace un buen movimiento de arrastre y gateo el peque estará practicando un patrón contralateral, brazo derecho con pierna izquierda, brazo izquierdo con pierna derecha. Además para poder avanzar en una dirección determinada debe imprimir una cierta fuerza y ritmo a sus movimientos. Si no se coordina lo más fácil es que termine cayéndose de lado o gateando en círculos.

El patrón contralateral que se practica en la etapa de arrastre y gateo es fundamental para sentar las bases de una correcta visión binocular. Además durante esta etapa el bebé también desarrolla las vergencias (determinados movimientos de los ojos) y la acomodación (el enfoque).

En niños sanos es importantísimo intentar evitar que se salten esta etapa. Pero en niños con estrabismo, con ambliopía o con problemas de motricidad es fundamental, aunque, por la razón que sea, tenga que ser más tarde de lo que correspondería.

 

 

3 comentarios:

  1. Pingback: Estrabismo, cuando hay distintos puntos de vista - tuterapiavisual

  2. Pingback: Cuando la cabeza sólo le duele con los deberes... - tuterapiavisual

  3. Pingback: Los reflejos primitivos y el desarrollo. - tuterapiavisual

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *