¿tienes un bebe? ¿qué sabes de su visión?

¿Acaba de llegar un bebé a casa o va a llegar uno? Entonces esta entrada te puede interesar. Vamos a hablar de cosas que se pueden hacer para intentar garantizar un correcto desarrollo de su visión.

Nacemos funcionalmente ciegos, los ojos, los nervios, los músculos, el cerebro… todo el aparataje está ahí, pero no lo sabemos utilizar. Para llegar a ver bien tenemos que aprender a ver. Esto sólo sucederá de una forma adecuada si tenemos muchas, muy buenas y muy variadas experiencias visuales.

Cuando el bebé nace no se controla mucho, cada pierna va por su lado  a lo loco, lo mismo que las manos… El bebé no es capaz de controlar voluntariamente sus movimientos para coordinarlos. Pues lo mismo sucede con los ojos, cada uno va por su lado y el bebé no sabe utilizarlos los dos a la vez. Por esto es habitual que en los 2-3 primeros meses de vida puedan desviar un ojo de forma ocasional.

En esta primera etapa es fundamental que nos aseguremos de que los dos ojos reciben la misma cantidad y calidad de información. Tenemos que sentar las bases para su desarrollo, sin dejar a ningún ojo atrás.

Si un bebé tiene un ojo desviado durante todo el tiempo, o si tiene alguna condición patológica en uno de sus ojos, como una catarata congénita, entonces ese ojo tendrá menos estimulación y de menos calidad que el otro ojo. Ya estamos empezando a dejar atrás un ojo a una edad muy temprana. En estos casos lo más posible es que la historia termine con un ojo vago bastante severo. Lo más importante en estas situaciones es contar con un diagnóstico precoz que permita establecer un plan de tratamiento lo más pronto posible.

Supongamos que el bebé está perfectamente, sus dos ojitos están, en principio, de fábula. ¿Qué debemos hacer para que todo siga bien?

Debemos asegurarnos de que los dos ojos reciben la misma cantidad de información. Por ejemplo, si damos de mamar estaremos sosteniendo al bebé un ratito de cada lado. Al hacer esto estamos manteniendo uno de sus ojitos pegado a nosotros, sin demasiada estimulación visual. El otro ojo queda hacia al mundo, abierto y recibiendo información. Si nos decidimos a dar biberón, deberemos intentar replicar esta situación, dando el biberón una vez con cada mano.

Esto último también podemos aplicarlo al cogerlo en brazos, no cogerlo siempre del mismo lado.

La cunita del bebé no debería estar pegada a la pared.  En esta situación uno de los dos lados del bebé, ojo incluido, no encuentra ninguna estimulación, mientras que si que le llega información del otro lado. El mismo criterio podemos aplicar a las ventanas. Si la luz del día siempre le llega del mismo lado siempre recibe más estimulación de ese lado. ¿Solución práctica? Coloca al bebé en la cuna en diferentes orientaciones.

Los bebés pequeñitos no perciben los colores como nosotros. Lo que más perciben es contraste. Lo que más le llamará la atención al principio serán contrastes y franjas (tipo cebra vaya) más que los colores brillantes que habitualmente tienen sonajeros y demás. Y mucho más que los colores pastel que suelen tener los peluches para bebés.

Su rango de visión es pequeñito, cuando nacen ven bien a unos 30-40 cm, poco a poco este rango se va ampliando. En resumen que los mantengas cerca de ti cuando les hables, les hagas carantoñas o lo que sea. Si no no te ven.

Poco a poco el bebé aprenderá a fijar su mirada y a seguir objetos en movimiento, puedes practicar esto con el si mueves un juguete que le llame la atención (recuerda el contraste) por delante de su cara. Realiza movimientos suaves y amables. Tampoco hace falta que te pases el día haciendo esto, pero si puedes practicar de vez en cuando.

Alrededor de los 5-6 meses, cuando el bebé empieza a agarrar cosas y a llevárselas delante de su cara. Sobretodo cuando empieza a arrastrarse y a gatear empieza una nueva fase en la que se desarrollará la visión binocular. Pero de eso ya hablaremos otro día.

2 comentarios:

  1. Laura Lavandera

    Muy útil, como siempre, ¡¡mil gracias!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *