¿Qué puedo hacer por ti?

Exámenes visuales:

Un examen visual es algo más que graduar la vista y saber cuantas dioptrías tenemos. Un examen visual implica una evaluación de todas las habilidades visuales y de la visión binocular.

Se pueden y se deben realizar exámenes visuales a todas las edades, pero es especialmente importante realizar examenes visuales periódicos a los niños pequeños.

Es muy recomendable evaluar la visión de los niños antes de los 3 años, antes de que empiecen al colegio, y es esencial hacerlo sobre los 6 años, edad de inicio de la lectoescritura. Si es necesario, con paciencia y pericia, es posible realizar evaluaciones incluso a niños menores de un año.

Terapia visual:

La terapia visual es un tratamiento optométrico que trabaja las distintas habilidades del sistema visual para mejorar su eficacia y funcionalidad. Es un procedimiento novedoso y poco conocido  en España, sin embargo en otros países lleva en activo varias décadas.

La terapia visual está indicada para el tratamiento del estrabismo, el ojo vago, disfunciones acomodativas, oculomotoras y dificultades de aprendizaje asociadas a la percepción visual.

El objetivo final de la terapia visual es conseguir que la persona tenga un sistema visual eficaz, que le permita resolver con eficiencia las actividades de la vida diaria.

Movimientos rítmicos y reflejos primitivos:

Los reflejos primitivos son movimientos involuntarios que se desarrollan en el feto y están presentes en el recién nacido. Son básicos para la supervivencia pues nos permiten, por ejemplo, mamar.

Los reflejos deben ir desapareciendo e integrándose poco a poco para permitir al niño evolucionar y madurar física y emocionalmente. La presencia de reflejos primitivos fuera de tiempo puede desencadenar problemas de inmadurez, problemas de aprendizaje o de control motor.

La terapia de movimientos rítmicos propone imitar determinados movimientos estereotipados que hacen los niños pequeños y que favorecen la integración de los reflejos primitivos, De esta manera pretendemos estimular el desarrollo y la maduración física y emocional.

Problemas de aprendizaje

El 80% de la información que recibe nuestro cerebro pasa por la visión. Por lo tanto, una visión buena y estable, con unas habilidades visuales y perceptuales adecuadas son requisitos básicos para un buen aprendizaje.

Si un niño no tiene unas buenas habilidades visuales y perceptuales desarrollará estrategias alternativas que le permitan seguir el ritmo de sus compañeros, pero a medida que la exigencia aumente, esas estrategias serán menos efectivas y aparecerá el temido fracaso escolar.

Por poner un ejemplo, si la motilidad ocular es mala, los ojos no se moverán correctamente. A la hora de leer un texto el niño se perderá con facilidad, se saltará palabras o líneas, o las leerá varias veces. Con esa cantidad de problemas para leer un texto ¿cómo se va a enterar de lo que dice? ¿cómo le va a gustar leer?

Antes de tachar a un niño de vago, de tonto, de decir que no se esfuerza… debemos buscar una explicación para sus dificultades. En estos casos se aconseja pensar en realizar un examen visual completo y una evaluación de las habilidades de percepción visual.

Charlas y formación

Entre los objetivos de esta página está la divulgación de la salud visual, por eso, pongo mi tiempo y mis conocimientos a disposición de todos aquellos padres y profesionales que quieran informarse sobre la visión.

Para ello se realizan charlas divulgativas e informativas dirigidas a padres y profesores: En ellas se explican las características de la visión, los distintos problemas que pueden aparecer, cómo detectarlos y como tratarlos.

También se pueden realizar talleres y clases orientadas a alumnos, organizadas en función de su edad. Su objetivo es concienciar a los niños y adolescentes de la importancia de cuidar la salud ocular , explicar como funciona la visión y como podemos detectar problemas en la misma.

No se admiten más comentarios