¿Qué es la terapia visual?

La terapia visual es un tratamiento optométrico que trabaja las distintas habilidades del sistema visual para mejorar su eficacia y funcionalidad.

Es un procedimiento novedoso en España y somos pocos los profesionales que nos dedicamos a este campo. Los optometristas somos los profesionales que realizamos esta terapia, aunque no todos los optometristas ejercen su profesión en este ámbito.

El objetivo final es conseguir, mediante la realización de ejercicios específicos, que la persona tenga un sistema visual funcional, que le permita resolver con eficiencia las actividades de la vida diaria y mejorar su rendimiento laboral, deportivo o académico.

No se trata de una especie de gimnasia visual, más de bien es un aprendizaje que una vez interiorizado se mantiene durante toda la vida del individuo.

La terapia visual está indicada para tratar estrabismo, ambliopía (ojo vago), disfunciones acomodativas y oculomotoras y dificultades de aprendizaje asociadas a la percepción visual.

Los programas de terapia visual se diseñan de una forma completamente personalizada, en función de las necesidades y características de cada persona y de cada problema o disfunción. Para ello se tienen en cuenta los datos obtenidos durante las distintas pruebas realizadas para obtener el diagnostico y las observaciones realizadas durante las conversaciones con el interesado y su familia.

La duración de un programa de terapia depende del diagnostico, de la edad de la persona, de su motivación y de la implicación de su entorno. Los tiempos del tratamiento varían mucho de un caso a otro y es muy difícil  de determinar de antemano. Por ejemplo, el tratamiento de una disfunción binocular, sin ambliopía ni estrabismo puede durar entre tres y cuatro meses, pero estos tiempos se alargan considerablemente si hay problemas de aprendizaje, ambliopía o estrabismo.

La terapia visual se realiza conjuntamente en el gabinete optométrico y en el domicilio. Durante las sesiones semanales en gabinete el optometrista practica con el paciente los ejercicios que considere necesarios, resuelve dudas y comprueba que todo avanza en la dirección correcta. Al final de cada sesión el optometrista propone una serie de ejercicios que se deben realizar en el domicilio, con una determinada frecuencia.

El éxito de un programa de terapia visual depende, por tanto, del esfuerzo y compromiso de la persona, o cuando se trabaja con un niño, de su entorno más cercano.

5 comentarios:

  1. Pingback: Tratar la ambliopía. Vida más allá del parche – tuterapiavisual

  2. Pingback: Cuando la cabeza sólo le duele con los deberes... - tuterapiavisual

  3. Pingback: Nunca es demasiado pequeño para una revisión visual - tuterapiavisual

  4. Pingback: ¿Cuantos años tienes? Hay un programa de terapia visual para ti - tuterapiavisual

  5. Pingback: ¿Qué tal esas notas? - tuterapiavisual

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *