¿por qué le cuesta la lectura?

En muchos de los casos que llegan a la consulta, mejorar las habilidades lectoras de los niños es uno de los principales objetivos que plantean los padres. 

Para un niños es sufrido tener problemas para leer. Ellos se dan cuenta de que los demás niños de su clase leen mejor que ellos, además seguro que alguien en algún momento los tacha de “tontos” o “burros” por no leer correctamente. El resultado de esto es una autoestima por los suelos y, por lo general, rechazo a la lectura, lo que contribuye a ahondar en las dificultades.

La lectura es una tarea muy compleja que requiere del trabajo coordinado de muy diversas habilidades. Requiere habilidades fonológicas, en las que no voy a entrar porque no son, ni de lejos, mi fuerte. También requiere tener ritmo y una buena audición. Además las distintas habilidades visuales deben estar plenamente desarrolladas.

Entre las habilidades visuales más necesarias para la lectura están:

  • La acomodación; porque necesitamos mantener nítido el texto.
  • Las vergencias, especialmente la convergencia; porque necesitamos que nuestros dos ojos estén fijando la vista en el plano de lectura.
  • Los movimientos oculares, si no nos queremos perder de linea o releer varias veces lo mismo es necesario que nuestros ojos puedan moverse con precisión.
  • Es obvio que si hay defectos de refracción sin corregir la lectura puede verse afectada.
  • Las habilidades de percepción, todas ellas, deben estar maduras. Si hay una mala discriminación visual nos costará ver la diferencia entre “coche” y “coches”, si hay una mala constancia de formas “coche” y “coche“, pueden parecernos palabras distintas. La memoria visual nos ayuda a reconocer palabras que ya hemos leído anteriormente. La memoria secuencial nos ayuda a reconocer determinadas secuencias de palabras y a anticipar las posibles construcciones. El cierre visual nos ayuda a completar las palabras sin que necesitemos leerlas enteras,también nos permite relacionar información. La figura-fondo nos ayuda a esclarecer cuáles son los datos importantes del texto.

El niño tiene que tener la madurez suficiente en sus conexiones cerebrales para poder integrar y analizar toda la información que recibe. Los dos hemisferios cerebrales deben colaborar para poder entender lo que estamos viendo. Nuestro hemisferio izquierdo se encarga de decodificar el texto, el hemisferio derecho es el que coge los chistes, entiende las metáforas y el lenguaje figurado.

Cuando un niño tiene problemas a la hora de leer son varios los profesionales que deben evaluarlo, para poder determinar con exactitud cuál es la habilidad que está fallando y así poder ayudarlo. El trabajo de optometristas, logopedas, profesionales de la audición y educadores debe estar coordinado. Es importante detectar los casos cuando los problemas aún están empezando, no vale de nada esperar un par de años y machacar a la criatura con textos y textos para ver si aprende… cuanto antes se inicie el tratamiento necesario mejores serán los resultados y menos sufrirá tanto el niño como su familia.

Mediante la terapia visual se pueden trabajar las causas visuales del problema con la lectura y

 

se pueden conseguir mejorías importantes en este ámbito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *