El peque tiene hipermetropia… ¿eso que es?

La hipermetropía es un defecto refractivo muy común en niños, en los que se considera fisiológica y normal la presencia de un cierto grado de hipermetropía.

¿Recuerdas la entrada sobre defectos refractivos? En ella comparaba al ojo con una cámara de fotos, pues bien, el ojo hipermétrope es un ojo con un objetivo poco potente.

Para paliar este deficit de potencia, el ojo utiliza su propio sistema de zoom para aumentarla, la acomodación. Una persona con hipermetropía utiliza su acomodación para ver más nítido, tanto de lejos como de cerca.

Gracias a la acomodación no hay visión borrosa, a no ser que la hipermetropía sea alta y por tanto la acomodación no sea suficiente. Pero poner en juego la acomodación durante todo el día es cansado. Es posible que al final de la mañana, o del día aparezca un agotamiento excesivo, dolores de cabeza…

Usar la acomodación de esta manera tan excesiva  puede llevar a determinados tipos de estrabismo. Por otra parte, si sólo se es hipermétrope de uno de los ojos, o hay un ojo con mucha más graduación que el otro, existe el riesgo de desarrollar ambliopía (ojo vago).

Una vez detectada la hipermetropía puede ser necesario compensarla con una gafa (o con lentes de contacto). Algunos niños con hipermetropía no quieren usarlas porque  ven igual de nítido con sus gafas que sin ellas, y claro, no sienten que compense. Debemos recordar que aunque el niño diga que ve igual, es a costa de sobrecargar a su acomodación. Es por lo tanto imprescindible que la use.

Lo mejor de la hipermetropía es que por lo general tiende a bajar con la edad, muchos niños con hipermetropías leves no tendrán ninguna graduación cuando lleguen a la edad adulta.

Es importante detectar la hipermetropía antes de que aparezcan asociados problemas de estrabismo, ambliopía o dificultades de aprendizaje. Cuidado con esos niños a los que les duele la cabeza en el colegio, o haciendo los deberes… pero no jugando en el parque. También con los que se cansan rápido de hacer los deberes. Algunos,incluso rechazan realizar cualquier tipo de tarea de cerca… En estos casos una simple revisión optométrica, y en su caso, unas gafitas, pueden resolver el problema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *